Por Jorge Moreno | LiCore AC

Si el control de los escenarios de falla provocados por la penetración masiva de generación distribuida renovable se pasa al punto común de conexión (PCC) entre las plantas de generación, las cargas y la red, el reto tecnológico quedaría a cargo de los inversores fotovoltaicos.

Actualmente los inversores fotovoltaicos operan con parámetros fijos de potencia activa y reactiva que se desconectan ante la menor variación en la tensión o frecuencia de la red eléctrica. El reto por resolver para que puedan controlar los escenarios de falla requiere que se implementen las siguientes funciones avanzadas para soporte de red 1:

A continuación se presentan, como ejemplo un escenario en el que se aumenta la capacidad de penetración de generación distribuida renovable de una sección de red eléctrica con solo habilitar la función de control autónomo Volt-VAR o Q(V) en un inversor fotovoltaico. Se toma como parámetro de referencia el límite de voltaje establecido por el American National Standards Institute (ANSI) para 2500 casos 1.

Las violaciones indican que el inversor está fuera de su límite de operación y que tiene que desconectarse de la red eléctrica. Se observa cómo se reducen drásticamente el número de violaciones, lo cual aumenta la capacidad de la red huésped.

Con este ejemplo se muestra el potencial de los inversores inteligentes operando de manera autónoma para controlar escenarios de falla en redes de distribución eléctrica con niveles de penetración masiva de generación distribuida renovable.

1 Jay Johnson, “Smart Inverters in the United States,” Smart Inverter Workshop, November 2014.